La vida de Ramiro Ledesma Ramos, sobre todo su periodo político, transcurrió durante uno de los periodos más convulsos de España y Europa. No obstante, su pensamiento político será toda una peculiaridad para la época, siendo denominado popularmente como “fascismo de izquierdas” o “nacionalbolchevismo”. Esta idea revolucionaria, le llevara a tener diferencias con José Antonio Primo de Rivera y a acercarse al anarcosindicalismo.

Biografía

Ramiro Ledesma Ramos nació el día 23 de mayo de 1905 en la pequeña localidad de Alfaraz de Sayago, en la provincia de Zamora. A pesar de que la localidad apenas llegaba a los seiscientos habitantes su padre era un conocido maestro rural de enseñanza. Su estancia allí duró hasta que a su padre (Manuel) lo trasladaron a una nueva localidad, aún más pequeña, Torrefrades, que actualmente depende del municipio de Bermillo de Sayago. Ramiro nació en el seno de una familia con pocos medios, por lo que sus padres no pudieron proporcionarle una gran formación personal[1]. Muy pronto comenzó a ejercer sus primeros trabajos en la oficina de Correos y Telégrafos. Allí consiguió sus primeros sueldos y en los ratos libres consiguió matricularse en bachillerato.

Tras diferentes destinos, llegó a Madrid y se matriculó en la universidad donde cursó la licenciatura de Filosofía y Letras en la Universidad Central. Allí, Ramiro Ledesma demostró que a pesar de haber tenido una formación pobre y autodidacta era una persona inteligente y con incertidumbres sobre la vida y la política. Comenzó a estudiar a los filósofos ilustrados[2]para finalmente acabar decantándose por la filosofía alemana y más específicamente por la obra y vida de Martín Heiddeger (1889-1976)[3]. El afán de Ledesma por la filosofía es muy grande, por ejemplo, otro de los autores que le influirá mucho será también el alemán Nietzsche. Asimismo, no solo se dedicó a la filosofía, ya que también consiguió licenciarse en Ciencias Físicas y Matemáticas.

Sin embargo, aunque se licenció también en un grado de ciencias, la verdad es que Ramiro Ledesma tendrá predisposición por la filosofía y las letras, que le llevaran a formar su pensamiento político. Desde muy pronto y en sus primeros años logró introducirse en el mundo de la publicación, escribiendo en La Gaceta Literaria[4]dirigida y fundada por Ernesto Giménez Caballero[5]. Esta publicación fue bastante conocida entre los intelectuales españoles y no solo participó Ramiro Ledesma, junto a él, otras grandes mentes de las más distintas tendencias políticas como Luis Buñuel, Rafael Alberti o Federico García Lorca también escribieron en la gaceta creada por Ernesto Giménez. El joven zamorano escribió algunos artículos como: Libros italianos: Croce, Filosofía práctica (1927); el matemático Rey Pastor (1928/03)[6];tres libros de filosofía (1928/08); Hans Driesch y las teorías de Einstein (1928/10)o filosofía 1930(1931).

Formación y pensamiento filosófico

Su pensamiento filosófico lo llevo brevemente al lado del importante pensador de la época José Ortega y Gasset. El gran filósofo español valora la capacidad mental del joven, y este a su vez se considera discípulo suyo. La relación entre ambos llegó al punto culmen cuando Ramiro Ledesma publicó en la Revista de Occidente, dirigida y fundada por Ortega y Gasset. Sin embargo, en 1931, Ledesma rompió con su maestro debido a diferencias filosóficas y sobre todo políticas. Ortega y Gasset era un reconocido liberal y tenía un pensamiento en el que el Estado era una herramienta para servir a la sociedad, mientras que Ramiro consideraba ya al Estado como un ente totalitario (se hizo admirador de Hitler) y fundamento de la nación[7].  A pesar de todo, la relación entre ambos continuó siendo buena y afectiva, ya que la ruptura se había dado en un marco intelectual y no personal.

Hay que destacar también, que Ramiro Ledesma publicó su primera obra en 1924 con el nombre de El sello de la muerte. La obra ha sido vislumbrada como una autobiografía del propio autor, pero proyectada sobre el personaje principal llamado Antonio Castro. La novela fue escrita por él cuando apenas tenía 17 años y estaban recientes las pérdidas de sus padres. Su madre a causa de tuberculosis y su padre debido a una enfermedad del corazón que comenzó con el sufrimiento ante la pérdida de su esposa.  El joven zamorano nunca olvidó a su pequeña localidad y siempre que podía viajaba de Madrid hacia Alfaraz para ver a sus familiares y para disfrutar de su tierra.

Su pensamiento político llegó a la madurez en el año 1931, año que como hemos dicho, rompió con Ortega y Gasset. En octubre de ese año, más específicamente el día 10, fundó las JONS; Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, organización de un marcado carácter fascista al estilo italiano y nacionalsocialista alemán. Ese mismo mes y año la organización de Ramiro Ledesma se funde y unifica con la organización creada por Onésimo Redondo; las JCAH, Juntas Castellanas de Actuación Hispánica. La unificación entre ambos grupos permitió engrosar las filas de las JONS, nombre con el cual continuó conociéndose al conjunto a pesar de la unión. Onésimo Redondo actuó dentro de la JONS como aliado y mano derecha de Ramiro Ledesma y no desapareció de la escena. Ambos líderes tenían diferencias, pero tenían como ideas primordiales el ser nacionalistas radicales, autoritarios y antimarxistas[8].

Onésimo Redondo

A excepción de la figura de Ernesto Giménez Caballero o quizá la de Ramiro de Maeztu, el fascismo español ofreció poco bagaje intelectual. Y aun así habría que matizar los casos como los de Maeztu, que, aunque se sintiesen persuadidos por el fascismo tienen más vinculación con la corriente del tradicionalismo español que con el propio fascismo[9].  Las JONS estaban sustentadas bajo unas bases que habían sido publicadas y difundidas por el país por el semanario La Conquista del Estado[10], que de marzo a octubre sacó veintitrés números. A pesar de la unificación, el grupo de fascistas que conformaban la organización era reducido. Se intentó el seducir a los anarquistas de la CNT, ya que se valorará positivamente el anarcosindicalismo.

La historia de las JONS en los primeros años de la década de 1930 continúa con la creación de un discurso basado en la violencia. Ramiro Ledesma se encargó de uniformar a los militantes al estilo de los Camisas Negrasitalianos o los Camisas Pardasalemanes, incluso llegó a afirmar que lo correcto hubieran sido camisas rojas, al estilo de las que utilizaban los seguidores de Garibaldi[11]. En 1933, Ledesma y Redondo acuden al acta de fundación del nuevo partido de ideología fascista Falange Española. El acercamiento entre las dos organizaciones se da rápidamente y en febrero de 1934 se funda Falange Española de las JONS. El partido estará dirigido por las tres principales figuras, Ramiro Ledesma, Onésimo Redondo y José Antonio Primo Rivera, fundador de Falange e hijo del exdictador Miguel Primo de Rivera.

José Antonio Primo de Rivera (izquierda) dialogando con Ramiro Ledesma con el retrato de Miguel Primo de Rivera de fondo

El nuevo partido, que asumió la bandera ya existente de las JONS (yugo y flechas de los Reyes Católicos y rojinegra), tuvo problemas internos muy pronto. Ramiro Ledesma salió de la formación en 1935 debido a las discrepancias ideológicas con José Antonio Primo de Rivera. Fuera ya del partido, Ledesma intentó construir de nuevo unas JONS alejada de la influencia falangista, pero le resultó imposible. Sin embargo, en este periodo de crisis, Ledesma logró publicar dos obras que serán vitales para el fascismo español: Discurso a los jóvenesy ¿Fascismo en España?Además de estas dos obras, realizó una crítica a la estructura de Falange sobre las razones por las que no avanzaba hacia el fascismo[12]. También publicó brevemente dos semanarios: Patria Libre y Nuestra Revolución.

En 1936 y tras la victoria en febrero del Frente Popular las tensiones sociales llegaron a su punto más alto, produciéndose el 18 de julio de 1936 un golpe de estado por parte de una fracción del ejército español apostado en África y también en el norte peninsular. Ramiro Ledesma fue detenido pocos días después del golpe de estado como elemento subversivo por un grupo de milicianos anarquistas (hay otros que hablan de socialistas), cerca de su domicilio habitual en Cuatro Caminos. Su estancia en prisión se alargó hasta el 29 de octubre o el 1 de noviembre. En uno de esos dos días, fue sacado de la prisión de las Ventas y llevado a la zona de Aravaca, donde fue fusilado junto a otros sujetos, entre los que se encontraba Ramiro de Maeztu (1874-1936), escritor cercano al fascismo.

Hoy en día la muerte de Ramiro Ledesma ha sido discutida y polemizada por diversos medios como el periódico digital la Gaceta. En una publicación del 2 de marzo de 2017 se da la versión de que Ramiro al enfrentarse a sus guardianes en prisión fue apuñalado hasta a morir y posteriormente descuartizado, envuelto en sabanas viejas y enterrado en una fosa[13]. Asimismo, en esta publicación se fecha su muerte el día 21 de noviembre, cuando fue sacado de una saca de encarcelados. Sin embargo, esta nueva teoría sobre el famoso líder de las JONS ha sido discutida desde otros medios y finalmente refutada debido a la exposición de nueva información y datos.

Desde la web Mi Campanario[14], se ha defendido la ejecución de Ramiro Ledesma en las fechas oficiales de 29 de octubre y el 1 de noviembre. Achacan la posición de la Gaceta debido a una confusión al reconocer al líder de las JONS. En la época de la década de 1930, había un gran número de personas que no conocían a Ramiro Ledesma y no sabían que aspecto tenía en realidad. Lo cierto, es que el fusilado el día 21 de noviembre fue otra persona ajena a los hechos reales. Por último, su figura histórica ha sido olvidada en gran parte debido a que no ha trascendido tanto como otras que tuvo a su lado, como el eternizado José Antonio Primo de Rivera.

Pensamiento político y trascendencia de Ramiro Ledesma

A diferencia de José Antonio Primo de Rivera, nacido y criado en el seno de una gran familia y con una meticulosa y dedicada educación, el carácter obrero y humilde de Ramiro Ledesma va a marcar fuertemente su ideario político, social y económico.

Como se ha mencionado anteriormente, su inspiración venía de pensadores y filósofos que habían sido referentes a la hora de confeccionar el nacionalsocialismo alemán, como Nietzsche, Hegel, Heidegger, Schopenhauer, Carl Schmit y Oswald Spengler. Además, admiraba a otras grandes mentes como José Ortega y Gasset, Joaquín Costa, Nicolai Hartmann, Unamuno, Georges Sorel, George Valois, Giovanni Gentile. No obstante, su principal fuente de inspiración y modelo que debía seguir el estado español eran la Alemania de Adolf Hitler y la Italia de Mussolini.

Aunque muchas veces se le atribuye prácticamente todo el mérito de confeccionar ideológicamente el Nacionalsindicalismo en España a José Antonio Primo de Rivera, Ledesma artículo las bases de lo que se conocería como “sindicalismo nacional” o “fascismo de izquierdas”[15]. Esta era fundamentalmente una doctrina económica estatista.

Además, Ledesma consideraba que todos los regímenes totalitarios nacionales eran buenos, como manifestó en un artículo escrito para La Conquista del Estado, en abril de 1931, que decía lo siguiente: “¡Viva el mundo nuevo del siglo XX”! ¡Viva la Italia fascista! ¡Viva la Rusia soviética! ¡Viva la Alemania de Hitler! ¡Viva la España que haremos! ¡Abajo las democracias burguesas y parlamentarias![16].

Pese a que Ledesma repudiaba el marxismo (consideraba que el español se había convertido en materialista, antiespañol y subersivo), rechaza totalmente el modelo de estado parlamentario y democrático y muestra su admiración por los totalitarismos extranjeros, incluido el soviético, pues tienen unos valores y economía totalmente propios, en los que no intercede la burguesía de países extranjeros. De hecho, su tesis queda influida en algunas ocasiones por el anarcosindicalismo español, pues considera que es el único que no está supeditado y controlado por intereses venidos fuera de las fronteras ibéricas.

Buscando similitudes con la Unión Soviética, Ramiro Ledesma propone que la meta de la construcción de una nueva España tenía que ser el estado colectivista, en detrimento del individuo, lo que manifiesta parafraseando a Nietzsche en el nº14 de La Conquista del Estado, asegurando que“el individuo ha muerto”[17]. Con esta política, Ledesma buscaba algo que siempre había anhelado, atraer a ciertos sectores de la izquierda hacia un nacionalismo revolucionario, sobre todo a los anarcosindicalistas, afirmando que había que aliarse con la CNT para aunar fuerzas y ganar toda batalla sindical.

A la CNT volvería a referirse de nuevo en el nº3 de La Patria Libre, llamando a los disidentes del sindicato y al bloque obrero y campesino. Aquí les insta romper con todas las ilusiones internacionalistas, las aspiraciones liberales, parlamentarias y burguesas, pues las voces que arengan su lucha vienen de las grandes fortunas de banqueros y terratenientes, los que pretender llevar el feudalismo al Estado Nacional. Además, decía que la mecánica parlamentaria y electoral era otra manera de engañar al obrero, pues la prensa, la radio y los mítines eran propaganda cara que favorecía a las altas esferas.

Estas palabras causarían desconcierto y revuelo entre muchos anarquistas y socialistas. Llegó a influir tanto que sería revisado posteriormente por el comité central de la CNT y el FAI.

La revolución proletaria nacionalsindicalista, para Ramiro Ledesma se debía gestar a través de una serie de milicias armadas, disciplinadas y entrenadas que actuaran obedeciendo las órdenes del partido, alejándose así del pistolerismo y terrorismo que se daba entre sindicatos y que consideraba inútil.

Para poder hacer llegar a la población su ideario, se valió de 23 números de La Conquista de la Nación. Además, tras la fundación de las JONS y contando ya como mano derecha con Onésimo Redondo, se acerca al ideario falangista formando un curioso triunvirato con José Antonio Primo de Rivera.

Sus diferencias con Primo de Rivera no tardaron en hacerse patentes y culminaron con su expulsión de la Falange Española de las JONSRamiro Ledesma alegaba que su salida era producto de la vía reformista burguesa que para el estaba tomando el partido y que cada vez distaba más de una revolución proletaria de la que el zamorano era partidario.

No obstante, pese a su distanciamiento de Falange, tras el encarcelamiento de José Antonio Primo de Rivera, presentaría públicamente su disposición a colaborar con el para el mantenimiento y acción del partido en un conflicto que era cada vez más evidente.

En su exilio de Falange, Ramiro Ledesma manda constantes mensajes de unidad a la juventud en los que pide superar el enfrentamiento entre una negligente izquierda y un patriotismo obsoleto. Además, se consideraba a sí mismo como responsable de organizar a la juventud española para, junto a esta, definir los objetivos de justicia social, nacionalizar a las masas, crear un Estado común a todo el pueblo español y de poner a España y el valor del país en un lugar mundial preponderante. A esto, se refieren comúnmente como la “superioridad moral de los jóvenes”[18], asumiendo Ledesma junto a ellos un riesgo evidente con un mensaje intelectual y patriótico.

Respecto al Estado

En contraste con el nacionalismo español que se practicó durante el franquismo, en el que se miraba fundamentalmente a la grandeza imperial de la monarquía de Felipe II, Ledesma pensaba que los problemas de la nación eran causados por el lastre de las derrotas externas como el desastre del 98 o las costosas guerras coloniales del norte de África.

Por ello, concluía que un regreso a la grandeza imperial de España era un lastre, pues en vez de mirar hacia el pasado como punto de inspiración, había que construir una nación fuerte y moderna a través de una revolución unitaria con una cabeza visible carismática que se valiese de un programa económico que aunara a las masas. Para ello se tenía que recurrir a una acción violenta. En conclusión, lo que buscaba y que España necesitaba imperiosamente era una revolución de corte fascista.

Su postura antimonárquica era evidente, algo que reflejará en uno de los números de la Conquista del Estado en el que dirá lo siguiente: “La tierra es de la nación. El campesino que la cultiva tiene derecho a su usufructo. El régimen de la propiedad agraria hasta hoy imperante ha sido un robo consentido y perpetrado por la monarquía y sus hordas feudales”[19].Por lo tanto, podemos ver que Ledesma considera a la monarquía como una institución feudal y obsoleta que lastra económica y socialmente el avance de España hacía una modernización estatal.

Postura respecto a la iglesia

Pese a que Ledesma era un conocido hispanista y a afirmar que la iglesia ha jugado un papel fundamental en la historia de España[20], esta ha de quedar totalmente integrada y supeditada al estado nacionalsindicalista, con un estilo similar al ideario fascista italiano. Por lo tanto, todas las cuestiones metafísicas han de quedar recluidas para todos los españoles a un ámbito personal y privado y lo que debe unir a la nación es una “fe y credo nacional, eficacia social para todo el pueblo”. Así pues, se puede decir que, para él, la religión y el patriotismo pertenecen a dos dimensiones totalmente distintas, pero no incompatibles. Además, el Discurso a las juventudes de Españatambién manifiesta que “el yugo y las saetas, como emblema de lucha, sustituyen con ventaja a la cruz para presidir las jornadas de la revolución nacional”[21].

También es cierto que en el nº1 del semanario Nuestra Revolución, correspondiente al 11 de julio de 1936, Ledesma hace un llamamiento en el que insta a la población a “defender la espiritualidad católica […] a cuerpo libre”.

Durante sus últimos meses de vida y durante su instancia en prisión, el padre Villares, religioso que atendió a Ledesma en la cárcel, aseguró que Ramiro dedicaba gran parte de su tiempo a pensar en el sentimiento religioso católico. No obstante, es posible que esto fuera una versión impulsada por la propaganda franquista posterior que ponía a Ramiro Ledesma como mártir de la causa patriótica, pues figuras como el cardenal Gomá o el padre Teodoro Toni, célebre censor, afirmaron que su Discurso a las juventudes de España debía dejar de reproducirse o ser destruido, pues podría causar división en el pueblo español.

Portada de la obra de Ledesma “Discurso a las juventudes de España”

Ledesma durante el franquismo

Las posturas que de Ledesma próximas hacia algunos aspectos socioeconómicos de la URSS le valieron para que posteriormente se le considerara un “nacionalbolchevique”. Además, su opinión en la que se ha de rebajar la importancia de la iglesia respecto al estado y sus disputas y diferencias con José Antonio Primo de Rivera, hacen que durante el franquismo su figura cayese en un relativo olvido, siendo un mártir secundario con muchísima menos importancia que otros de sus correligionarios como José Antonio u Onésimo Redondo.

De hecho, entre los pocos monumentos que se pueden encontrar en honor a Ramiro Ledesma, destacan un monolito con una esquela en su localidad natal, Alfaraz de Sayago, dos placas con el yugo y las flechas y con el águila de San Juan en su sepulcro en el cementerio de Aravaca, el cual es una fosa común de los allí fusilados. Sin embargo, su nombre si que fue dado a numerosas calles de distintas ciudades en España.

El presente artículo ha sido realizado de manera conjunta con Ismael López Domínguez, cofundador y colaborador habitual de Archivos de la Historia.

Bibliografía y webgrafía

LEDESMA RAMOS, Ramiro: ¿Fascismo en España?, Almuzara Editorial, Madrid, 2017

LEDESMA RAMOS, Ramiro: Discurso a las juventudes de España, Ediciones FE, Madrid, 1939.

VV.AA: Ramiro Ledesma, fundador de las JONS, Ed. Vicesecretaria de Educación Popular, Madrid, 1941.

http://www.maalla.es/Libros/Ramiro%20Ledesma-Discurso%20a%20las%20juventudes%20de%20Espana.pdf

https://elmunicipio.es/2015/06/ramiro-ledesma-y-jose-antonio-primo-de-rivera-convergencias-y-divergencias/

https://www.mundiario.com/articulo/cultura/ramiro-ledesma-ramos-espana-fascista/20170708203934094238.html

http://puebloindomito.blogspot.com.es/2013/07/ramiro-ledesma-frente-la-iglesia.html

https://adversariometapolitico.wordpress.com/2012/09/05/ramiro-ledesma-ramos-un-nacional-bolchevique/

https://es.wikipedia.org/wiki/Ramiro_Ledesma_Ramos

http://www.fnff.es/Ramiro_Ledesma_Ramos_la_Conquista_del_Estado_1089_c.htm

http://www.filosofia.org/ave/001/a016.htm

http://www.abc.es/cultura/20150526/abci-ledesma-ramos-201505231647.html

https://www.diagonalperiodico.net/saberes/23962-quien-era-ramiro-ledesma-ramos.html

https://gaceta.es/blogs/crimenes-del-comunismo/ramiro-ledesma-descuartizado-punaladas-resistirse-asesinato-02032017-1931-20170302-0000/

https://www.elimparcial.es/noticia/136854/opinion/ramiro-ledesma-y-ortega.html

Citas

[1]Ed. De la Vicesecretaria de Educación Popular, 1941, 6.

[2]Ibidem.

[3]Filósofo alemán que destacó con su obra El Tiempo y el Ser, en la cual le da una gran importancia al ente que es el ser humano y que tiene una posición privilegiada.https://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/heidegger.htm[Consultado el 05 de abril].

[4]Publicación periodística dedicada a la filosofía y enmarcada dentro de la corriente de la llamada Generación del 27. Era de publicación quincenal y se publicaron 123 números desde 1927-1932.

[5]Ideólogo, político y profesor español de fuertes tendencias nacionalistas que quiso potenciar el iberismo en España. Fue uno de los pioneros en introducir la filosofía y pensamientos fascistas en España http://www.filosofia.org/ave/001/a018.htm[Consultado el 5 de abril].

[6]Artículo que nos muestra que Ledesma no olvidó su interés por las matemáticas. http://www.filosofia.org/hem/dep/gac/gt03001b.htm[Consultado el 5 de abril].

[7]Ramiro Ledesma y Ortega https://www.elimparcial.es/noticia/136854/opinion/ramiro-ledesma-y-ortega.html[Consultado el 6 de abril].

[8]Onésimo Redondo curiosamente también era antisemita debido a dos razones principalmente; fue influido por la ola antisemita que había en Europa y también por un pensamiento cristiano tradicional frente al judío (THOMAS, 2018, 736.)

[9]SÁGARRA, Belén: https://www.diagonalperiodico.net/saberes/23962-quien-era-ramiro-ledesma-ramos.html[Consultado el 6 de abril].

[10]Semanario a imagen y semejanza del periódico italiano «La Conquista dello Stato», fundado en 1924.

[11]Ibidem.

[12]Ibidem.

[13]https://gaceta.es/blogs/crimenes-del-comunismo/ramiro-ledesma-descuartizado-punaladas-resistirse-asesinato-02032017-1931-20170302-0000/[Consultado el 8 de abril].

[14]http://desdemicampanario.es/2017/03/08/algunas-precisiones-sobre-el-asesinato-de-ramiro-ledesma-ramos/[Consultado el 8 de abril].

[16]Artículo de Ramiro Ledesma Ramos publicado en el número 4 de La Conquista del Estadoel 4 de abril de 1931.

[17]Artículo de Ramiro Ledesma Ramos publicado en el número 14 de La Conquista del Estado el 13 de junio de 1931.

[18]http://www.abc.es/cultura/20150526/abci-ledesma-ramos-201505231647.html

[20]LEDESMA RAMOS, 1939, p. 31

[21]LEDESMA RAMOS, 1939, p. 32

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here