Hay historias que nacen para ser contadas, hay leyendas que merecen ser conocidas en todos los rincones del mundo y, en este caso, hay un legendario rey vikingo que merece su propio artículo: Ragnar Lodbrok (Ragnarr Loðbrók), también llamado Ragnar Calzas Peludas. Aquellos que hayan visto la serie de “Vikings” conocerán parte de su historia, pero ¿qué hay de real en el personaje que nos muestran en la serie? ¿Quién era Ragnar Lodbrok?

Lo primero que  se debe mencionar es que la figura de Ragnar se mueve entre la leyenda y la realidad. Hay testimonios sobre él de diversas fuentes que barajan diferentes fechas. De hecho, su vida abarcaría el periodo datado entre el 750 y el 865, siendo prácticamente imposible que una única persona cubriera todos estos años.

McTurk (profesor emérito en Estudios Islandeses y autor del libro “Studies in Ragnars saga loðbrókar and its major Scandinavian analogues”) considera a Ragnar como una combinación de personajes históricos: el vikingo Reginheri, que pertenecía a la corte del rey danés Horik I y fue el vikingo que remontó el Sena con 120 barcos y saqueó París el 28 de marzo del año 845. En este ataque los vikingos saquearon la iglesia de San Germán de los Prados y el rey Carlos el Calvo tuvo que pagar una suma de 7000 libras de plata para que se retiraran de allí. Por otro lado, se asocia también al padre de Ivar el Sin Huesos y Björn Ragnarsson Brazo de Hierro.

Según el cronista danés Saxo Grammaticus, Ragnar pertenecería al linaje de los Ynglings, una de las dinastías más prósperas de Suecia, también conocida como la Casa de Ivar Vidfarmne, Casa Munsö o Vieja Dinastía, presentando el relato de Saxo ofrece numerosos puntos de unión con la narración islandesa. Hijo de Sigurd Ring y de su primera esposa, Alfild, Ragnar gobernó en Suecia, conquistó Dinamarca sobre el año 840 y formó parte de numerosas incursiones tanto en el continente europeo como en las Islas Británicas.

¿Por qué Calzas Peludas? Según nos cuentan las Sagas, Ragnar adquiere ese sobrenombre porque hace hervir sus calzas en brea y pez para conferirles mayor resistencia frente al veneno de la serpiente (historia que veremos más adelante), siendo de este modo producto del desarrollo de su leyenda. McTurk sin embargo considera que es una deformación del nombre de la madre de Ivar y sus hermanos (cierta Lodbróka), siendo considerado como apellido de su padre y asociándolos al vikingo Reginheri debido a que vivó en la primera mitad del sigo IX.

Otro halo de misterio rodea la vida amorosa y matrimonial de Ragnar Lodbrok, así como a su descendencia. Según las fuentes que consideremos, se omiten algunos matrimonios, otros cambian de orden… Lo mismo sucede con su linaje, se le han atribuido numerosos hijos cuya madre no estaría siempre clara e incluso podrían haber sido la misma persona bajo diferentes nombres (como pasaría con Hvitserk, asociado a Halfdan, ambos hijos de Ragnar).

La primera esposa de Ragnar Lodbrok de la que se tiene constancia es Lagertha, famosa skjäldmo (doncella escudera) y guerrera con quien tuvo un matrimonio. Según las crónicas, frutos de este matrimonio serían tres hijos, un varón y dos mellizas, aunque otras fuentes aseguran que no tuvieron descendencia. Conoció a Lagertha combatiendo contra el rey Frodo en Noruega y se casaron, divorciándose posteriormente al regresar a su hogar. Su segunda esposa sería Thóra, hija del jarl Herraud, y llamada Cierva de la Fortaleza porque su belleza destacaba entre las otras mujeres como el ciervo entre los otros animales. Las Sagas narran que Thóra vivía en una cabaña al lado del castillo del rey, se cuenta que un día le regalaron una pequeña serpiente, a ella le gustó tanto que la metió en su cofre y depositó oro bajo ella, entonces comenzó a crecer de tal modo que se enroscó alrededor de la cabaña y no dejaba que nadie entrara ni saliera. El jarl prometió dar a su hija en matrimonio a aquel que fuera capaz de matar a la serpiente, pero nadie lo lograba. Llegó Ragnar con los peculiares atuendos que había preparado y que le otorgarían su sobrenombre, dispuestos para hacer frente al veneno de la serpiente y consiguió matar con una lanza al enorme animal. De este modo se casó con Thóra y adquirió una gran fama. Descendientes de este matrimonio fueron Agnar y Eric.

Sin embargo, Thóra murió víctima de una enfermedad y Ragnar conoció a quien sería su tercera esposa, Aslaug, de la siguiente manera: Aslaug era la hija de Sigurd y Brynhild, los padres murieron y Heimir, un amigo de la familia, para evitar que asesinaran a la princesa, la ocultó en un arpa y viajó con ella. Llegaron a una granja en la que hallaron a dos campesinos, quienes creyendo que en el arpa guardaba un gran tesoro mataron a Heimir, al encontrarse a la niña decidieron hacer que pareciera lo más fea posible y ocultarla como si fuera hija suya. Al cabo del tiempo Ragnar, en uno de sus viajes, la encontró y quedó prendado de su belleza e inteligencia, descubrió Aslaug a Ragnar su linaje y ambos se casaron. De esta unión nacieron los más famosos hijos de Ragnar, quienes llegarían a superar a su padre como leyenda y pasarían a la historia: Ivar Sin Huesos, Björn Brazo de Hierro, Hvitserk o Halfdan, Ubbe, Sigurd y Ragnvald.

Las primeras campañas de Ragnar no tuvieron nada que ver con los reinos ingleses y, pese a lo mostrado en la serie, no participó en el desembarco vikingo de Lindisfarne ( que dio origen a la Era Vikinga. Comenzó con incursiones por el Báltico, derrotando a los semigallianos y curonios, así como a los sambianos. Sobre el 845, sería uno de los más grandes caudillos vikingos, fue entonces cuando decidió cambiar de objetivos y navegó por el río Sena hasta París, asolando la parte occidental del Imperio Franco y recibiendo un rescate económico para devolverle la ciudad al nieto de Carlomagno (aunque posteriormente volverían liderados por Björn).

Tras dejar Francia, fueron las islas británicas las que atrajeron su atención. En el año 865 desembarcó en Northumbria, costa noreste de Inglaterra, hacia la que partió con únicamente dos barcos, más anchos de lo normal para un drakar y con los hombres que cupieran en ellos, osadía que Aslaug le desaconsejó. Pese a las advertencias de la reina, Ragnar partió. Una tormenta hizo que los barcos quedaran inservibles para un viaje de vuelta, así que, al llegar al reino anglosajón, combatió y saqueó con dureza, enfrentándose al rey Ella en una batalla en la que cayó preso del enemigo, siendo él el último vikingo que quedó en pie luchando. El rey Ella no estaba seguro de si era el famoso rey Ragnar, pretendía evitar su muerte si era así para no tener que enfrentarse a la venganza de sus hijos, ya ten célebres como el mismo Ragnar. Como no pudo comprobarlo, lo arrojó a un pozo lleno de serpientes venenosas. Entonces Ragnar dijo: “Los cochinillos gruñirán si supieran la desgracia del jabalí, me sobreviene un terrible mal, las serpientes me perforan con sus fauces y muerden con crueldad, me han succionado la sangre, ahora moriré junto a las bestias, pronto seré un cadáver”. Con esto hace referencia a cómo sus hijos buscarán venganza al saber de su final.

A finales del año 865, esta profecía se cumplió. Se crea entonces el ejército vikingo más grande visto hasta la fecha, que recibió el nombre de el Gran Ejército Danés, o el Gran Ejército Pagano. Las sagas entienden la invasión de Inglaterra de este ejército como la venganza de los hijos de Ragnar, justificación de incierta historicidad, aunque de mayor carga poética. El caso es que fueron Ivar el Sin Huesos, Björn Brazo de Hierro, Halfdan y Ubbe quienes lideraron este gran ejército con el objetivo de devastar y conquistar Inglaterra. No disponemos de cifras concretas de esta fuerza, pero podríamos fácilmente hablar de centenares de naves y varios miles de guerreros, lo que sí sabemos es que fue una coalición de guerreros originarios de Dinamarca, Noruega y Suecia, a la que se juntaron los vikingos que habían estado luchando y saqueando en Francia, cuyo poder fue suficiente como para aterrorizar la Inglaterra de la época. El resultado de esta campaña fue la conquista de gran parte de Inglaterra y el origen de asentamientos vikingos en la zona, destacando el que sería el reino vikingo de York.

Las sagas describen cómo en la primera batalla de este gran ejército, vencieron al rey Ella gracias a la astucia de Ivar, Northumbria fue conquistada y el rey obtuvo la venganza de los hijos de Ragnar, la peor de las muertes, el Águila de Sangre. Antes de continuar debo puntualizar que dicha práctica no parece a efectos históricos verídica, más bien se considera un mito, pero consistía en (si sois sensibles no os imaginéis el proceso demasiado): la víctima, viva, era puesta de espaldas y se le practicaban dos cortes a lo largo de la columna vertebral, tras esto se le partían las costillas y se extraían los pulmones de la cavidad torácica, quedando estos suspendidos en la espalda como si fueran “alas”. Como he mencionado, dudoso rigor histórico, pero el rey Ella debió tener una muerte poco agradable dado que era el asesino de Ragnar Lodbrok.

Las aventuras del poderoso Ragnar acaban aquí, pero las de sus hijos seguirían, llegando a superarle en fama y gloria. Por supuesto ellos tendrán su propio artículo también.

Espero que os haya gustado y gracias por acompañarme en este ciclo de artículos sobre los vikingos, mi pasión.

 

-A Sol, quien comparte mi pasión por los vikingos y quien hizo que la serie “Vikings” significara mucho más. Sköll.

 

“El hombre es el dueño de su destino, no los dioses”  

Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.

Bibliografía:

Ibáñez Lluch, Santiago. (Ed.). (2016). Saga de Ragnar Calzas Peludas. Relato de los Hijos de Ragnar. Madrid, España: Editorial Miraguano Ediciones.

Para la elaboración de este artículo se han utilizado también traducciones de los estudios del profesor McTurk y el cronista Saxo Grammaticus, así como las sagas mencionadas anteriormente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here